El Nihilismo Histórico

Los primeros nihilistas probablemente eran como los sofistas griegos que vivieron hace 2,500 años. Usaban sus habilidades oratorias y el discurso argumentativo para desafiar los valores sobre los cuales se posaban las creencias diarias. Los sofistas griegos, como Gorgias, representaron el inicio de la filosofía y el primer conflicto entre las creencias místicas tradicionales y las ideas racionales y escépticas del mundo natural. Fue tan básico como la diferencia entre una percepción del mundo basada en las emociones y otra en el pensamiento. Debido a que los sofistas desafiaron las creencias establecidas, a menudo eran condenados por las autoridades públicas y los críticos como corruptores de la moral o algo peor.

Uno de los primeros escritores nihilistas de la era moderna fue el danés Soren Aabye Kierkegaard, que vivió de 1813 a 1855. Kierkegaard fue un verdadero filosofo, único, pero también enigmático. Su contribución más importante fue la filosofía del existencialismo, que de muchas formas fue una negación de la imperante filosofía Hegeliana. Las bases para el existencialismo estaban profundamente arraigadas en el Protestantismo Luterano de Kierkegaard, y reflejaban los ideales de lo subjetivo de la verdad y la naturaleza de la vida como una búsqueda exclusivamente individual. Para ser brutalmente sucinto, el existencialismo postula que la existencia está basada en la experiencia, y esta experiencia es una sensación exclusivamente individualizada; (mi realidad no es tu realidad). A finales del Siglo XX la moderna ‘filosofía’ cuántica regresa a este tema de la realidad solipsista usando matemáticas empíricas.

Los Nihilistas Rusos

El nihilismo político se remonta a la última mitad de 1800, al menos en Rusia, como un movimiento revolucionario con el objetivo declarado de derrocar la déspota autoridad del Zar.

El nihilismo, en Rusia, se vio identificado con un movimiento revolucionario vagamente organizado (entre 1860 y 1917) que rechazó a la autoridad del estado, la iglesia y la familia… El movimiento abogaba por un arreglo social basado en el racionalismo y el materialismo como la única fuente de conocimiento y libertad individual como su meta máxima. Al rechazar la esencia espiritual del hombre y estar a favor de una exclusivamente materialista, los nihilistas denunciaron a Dios y a la autoridad religiosa como la antítesis de la libertad.

Debido a las normas modernas, los intentos de revolución Nihilistas fueron inconsistentes y en la mayoría de los casos poco efectivos – haciendo un arco con municiones de baja calidad en el Zar y su familia, a menudo explotaban ellas mismas en el intento. Pero lo que les faltaba en equipo y táctica, lo hicieron con la visión, las ideas y una intensidad sin precedentes.

Los nihilistas disfrutaban hacer que sus padres se escandalizaran al pedir el fin del viejo sistema moralista, abogando de momento, el exterminio de todos los mayores de 25 años en Rusia. En 1860 muchos de estos jóvenes intelectuales se fueron a Suiza, donde la burguesía suiza se escandalizó por el corte de cabello largo en los hombres y el corto en las mujeres, sus voces estrepitosas y su comportamiento insolente.

La marca dejada por los Nihilistas Rusos no fue en el efímero cambio político, sino una revolución de ideas y actitudes, una que hoy en día aún resuena. “Los jóvenes Nihilistas de 1860, hombres y mujeres serios, querían cortar con toda aquella apariencia de las buenas maneras, para deshacerse de todos los impostores convencionales, para llegar al fondo de las cosas.”

El Anarquismo

Tanto los nihilistas modernos como los anarquistas pueden trazar sus raíces en la intensa personalidad de Mikhael Bakunin en el Siglo XIX, quien de forma sucinta reflejó el sentimiento nihilista con su famoso argumento: “Déjenos poner nuestra confianza en el eterno espíritu que destruye y aniquila, sólo porque es la fuente eternamente creativa e inescrutable de todo.” Políticamente, el anarquismo y el nihilismo a menudo son confundidos y en un sentido limitado, aún tangible, el nihilismo es la lucha entre la ley / gobierno (fuerzas de orden anti natural) y la libertad (el nihilismo). Hasta aquí parece que el anarquismo y el nihilismo tienen ciertos elementos en común. Por ejemplo el anarquista dirá ‘nadie tiene la autoridad para decirle a otro lo que tiene que hacer’. Pero el nihilista diría que si quién da las ordenes tiene un arma y el otro no, entonces ¿qué importancia tienen los derechos o la autoridad? ¿Qué tan benéfica es la constitución al momento de un crimen? Esta es la falla fundamental del anarquismo; ¡su éxito está basado en la buena conducta de los electores!

Los anarquistas son idealistas, creen en conceptos subjetivos como la paz, la justicia y por último y en especial la noble naturaleza del individuo (al menos bajo condiciones sociales adecuadas). La realidad nihilista carece de esta tontería. El nihilista se da cuenta que a menudo se abusa y se malinterpreta la historia al crear límites artificiales y hacer conexiones erróneas entre eventos disparatados, sólo para justificar interpretaciones preconcebidas de la realidad, el clásico mito teleológico.

“Dibujemos un hilo imaginario a través de los años para trazar el rumbo que juzguemos ‘correcto’. La ideas equivocadas son ignoradas. Este enfoque fue apodado por Herbert Butterfield, la teoría ‘Whig’ de la historia. El nombre derivó de aquellos historiadores del pasado, quienes trataron la historia como un registro de eventos que culminaron en el sistema político muy querido por sus corazones; la democracia liberal.” Es comprensible, como producto de la evolución humana, no sólo detectar modelos sino ser arrastrado y también confeccionarlos. “Parece que la mente humana ha evolucionado para reconocer modelos geométricos donde no existen. ¿Qué más se podría reconocer que no exista?”

La naturaleza humana ve cosas que no están ahí, sólo piensa en las ilusiones ópticas o las pruebas con manchas de tinta de Rorschach. Mucho de la vida es nada y se interpreta como algo. Esto es debido a que la aburrida nada necesita la confección de algo a que afianzarse, de tal modo la nada ignora lo peligrosamente obvio al manufacturar un mito artificial más maleable. Aún la actitud de los nihilistas es contradictoria ante esto, debido a que anhelan poder discernir un entendimiento más preciso de la realidad en su momento, y no desean ver cual de las típicas maneras trágicamente se divorcia de la evidencia y las hipótesis razonadas. Esto incluye el anhelo de ver el carácter humano como es y entender el propósito dentro del contexto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s