Contra el conservacionismo, el etnicismo, el darwinismo: contra la "American Nihilist Underground Society"

J. J. Hacha
Diego Volia

Las ideologías, en su perpetuo intento de autolegitimarse y de expandir su campo de acción, se apropian de autores, ideas y filosofías que posteriormente tergiversan y desvirtúan para que se acoplen a sus argumentos y tesis preconcebidas. Es algo que ha ocurrido siempre, más no por ser una costumbre se debe dejar pasar. Los autores de esta breve crítica no defendemos una única visión del nihilismo, al contrario, creemos en un campo de entendimiento y aprendizaje heterodoxo y expansivo, alejado de dogmas unidireccionales y de mensajes normatizados, como también rechazamos cualquier prostitución de las obras o de las ideas de autores antipolíticos como Nietzsche en beneficio de ideologías reduccionistas y contrarias al propio método nihilista para “aclarar el campo”. No defendemos una única verdad, pero luchamos contra cualquier  tipo de mentira.
La “American Nihilist Underground Society” es una asociación norteamericana con varias antenas (que ellos llaman “tribus”: anus.com/tribes) en distintos países como Finlandia, Canadá, Australia, Alemania, Inglaterra, Irlanda, Quebec y Suecia. A través de su web http://www.anus.com difunden su pensamiento autodefinido como nihilista pero que, en realidad, no es más que una sarta de incongruencias historicistas y pseudofilosóficas que sustentan su ideología conservadora y conservacionista de extrema derecha, lo que en Francia se llamó “Nouvelle Droite”.
El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.
Friedrich Nietzsche
La autoproclamada “American Nihilist Underground Society” defiende una suerte de vuelta a los orígenes etnoculturales, esto es, una vuelta protohistórica a la tribu bajo una organización moderna como es el Estado. En la práctica eso significa, y así lo hacen constar, la defensa de la existencia y creación de estados étnicos, “racialmente uniformes”, donde prevalezca el culto a la cultura tradicional y antigua y la homogeneidad genética del pueblo. En su artículo intitulado “Israel” (anus.com/zine/articles/prozak/israel/) argumentan explícitamente que “an intelligent policy for Israel would be to admit that only ethnic Jews belong in Israel“. Es decir, defienden el modelo sionista como verdadero, el nacionalismo racista como única verdad. En su apartado “héroes” (anus.com/zine/db/) y a lo largo de toda su página web podemos ver que se basan tanto en las ideas de Nietzsche como en las de Theodor Herzl (fundador de la idea sionista, el nacionalismo supremacista judío). Suena contradictorio porque es contradictorio: sólo unos esbirros racistas podrían intentar asemejar ambos pensamientos:

“Nosotros no amamos a la humanidad, pero también estarnos muy lejos de ser lo bastante alemanes (en el sentido en que hoy se emplea la palabra) para convertirnos en voceros del nacionalismo y de los odios de razas, para regocijamos con las aversiones y el modo de hacerse mala sangre los pueblos, a que se debe que en Europa se atrincheren unos contra otros cual si quisieran separarse con cuarentenas. […] Nosotros, los sin patria, somos demasiado variados, demasiado mezclados de razas y de origen para ser hombres modernos, y por consiguiente, nos sentimos muy poco inclinados a participar en esa mentida admiración de sí mismas que hoy practican las razas y en ese descaro con que hoy se ostenta en Alemania, a modo de escarapela, el fanatismo germánico, … ”

La gaya ciencia, p. 377. Friedrich Nietzsche.

La “American Nihilist Underground Society” (A.N.U.S., muy acertado) dice, sin embargo, que están en contra de la modernidad. Y lo dicen mientras defienden al Estado como organización natural de los pueblos y sus naciones (tribus, para ellos). No hace falta ser un genio para advertir que esa contradicción es total ya que el Estado es una organización propia de la era moderna, del mismo modo que el nacionalismo es una ideología nacida de la modernidad para sustentar, recrear o reforzar la estructura estatal. 
Otro “argumento” de la A.N.U.S es la vuelta a la moral “antigua”, una especie de recreación historicista de lo que creen ellos que era el pensamiento tradicional de los pueblos protohistóricos de la antigüedad. Sin embargo Nietzsche criticó a través de su genealogía de la moral todos los sistemas morales tradicionales por su insistencia en la absolutidad (Absolutheit) y la idea de “bueno o malo” propia de la moral de los esclavos. Frente a esa idea tradicional de moral generalizada, Nietzsche defendía la concepción de “espíritus libres” para superar cualquier código ético cerrado y/o universal (sea cristiano, sea pagano).
Uno de los elementos más controvertidos de Nietzsche es el de la Voluntad de Poder (der Wille zur Macht), mangoneado sobretodo por la ideología nacionalsocialista que, al igual que estos de ANUS, no entendieron nada. La “derecha”, en cualquiera de sus formas, creyó o quiso entender la Voluntad de Poder como una especie de justificación darwinista. Las derechas liberales creyeron así que justificaba que el más fuerte económicamente fuese el que ostentase el poder (darwinismo social), las derechas reaccionarias y racistas justificaron su supremacismo en base a un darwinismo racial. Sin embargo Nietzsche fue uno de los mayores críticos del darwinismo: frente a la “voluntad de vivir” de Schopenhauer y Darwin, Nietzsche proponía el concepto de Voluntad de Poder como una fuerza instintiva que iba más allá de la simple necesidad de supervivencia, protección y reproducción animal, ya que a su parecer la vida, si fuese así, se estancaría. A su entender la supervivencia era una de las consecuencias de un impulso mayor hacia la “supravivencia”, hacia un deseo constante de toda persona por ir más allá de todo y de todos, de sí mismo, más allá de la muerte. Un impulso irracional y un deseo por expandirse en cada persona que es lo que daba, según Nietzsche, sentido a la existencia, su “razón de ser”.
Frente a la idea de tribu, rebaño, que defiende la “American Nihilist Underground Society“, Nietzsche creía en el ultrahombre (Übermensch) no como un resultado darwinista, social o racial, sino como un tipo de hombre que crea su propia moral, sus propias leyes, que somete a las cosas a su voluntad (y no al revés, como ocurre en la tribu o en el Estado). Un hombre vital, que ama la vida y el mundo en su totalidad. Y, nuevamente frente a la idea de tribu, ese hombre era primeramente un individuo que había conquistado su autonomía frente a la masa (sociedad, ideología, cultura, etc.).
Por eso nosotros, al contemplar a estos especímenes del ANUS, su tribalismo, su etnicismo, su darwinismo social y racial, nos acordamos de esta última cita de Nietzsche que decía, con bastante humor, que “los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos”.

5 comentarios en “Contra el conservacionismo, el etnicismo, el darwinismo: contra la "American Nihilist Underground Society"

  1. Una cosa es la libre interpretación, la heterodoxia propia de la metafísica o de una obra, y otra cosa es lo que hacen ese ESTERCOLERO norteamericano.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s