Y TÚ, ¿QUÉ ERES?

 

somos-humanos

Una pregunta sencilla que seguramente nos han formulado muchas veces y otras tantas hemos realizado a otras personas. Desde luego, la pregunta no está lanzada ni elegida al azar. Responde a la necesidad (ampliamente fomentada desde el poder para usarla en beneficio propio, por supuesto) de clasificar y etiquetar que tenemos las personas, a la inevitable catalogación y conceptualización que hacemos de todo lo que nos rodea y nos sucede.

Las respuestas más habituales a esta preguntan encierran en sí mismas la esencia del modelo de opresión que domina la vida de la inmensa mayoría de los seres humanos. Por supuesto, esta afirmación no está basada en ningún estudio científico sino más bien está fundamentada en la observación directa de mi entorno y en innumerables conversaciones con personas de muy diversas zonas del planeta.

A priori, parece una pregunta muy abierta donde se pueden dar infinitud de respuestas. Es más, lo más lógico parecería ser que fuera una contestación amplia debido al carácter multidimensional del ser humano. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La respuesta suele ser simple y concisa. Está respuesta tiene dos opciones:

1- La primera opción y tal vez la más habitual va referida a qué nos dedicamos (en general de qué trabajamos) o en su defecto qué estudios tenemos. Es decir, alguien te pregunta ¿tú qué eres? Y la respuesta es algo así como: ¿yo? Camarero o ¿yo? Profesora. Esta respuesta nos surge de una manera natural sin tener siquiera que planteárnosla ni un segundo, y da una clara muestra del nivel de adoctrinamiento al que el poder nos tiene sometidos.

Con el paso de los años se ha conseguido una identificación tal entre la vida del ser humano y la obtención del dinero necesario para vivir (no olvidemos nunca que el dinero ni se come, ni se bebe, ni se respira) que como lógica consecuencia aparece este tipo de respuesta que estamos comentando. Sin duda, éste es uno de los mayores logros del capitalismo (si no el mayor). Muchas veces cuando hablamos de sistema opresor tendemos a pensar en la represión de la protesta, en la falta de libertad de expresión,… sin embargo la mayor opresión consiste en reducir la esencia humana a la mínima expresión gracias a esta dependencia que obliga a vivir permanentemente pendientes de obtener ese pasaporte hacia la supervivencia que es el dinero. La anulación absoluta del raciocinio humano nos conduce sin solución de continuidad a adoptar una mentalidad de esclavos que nos lleva a aceptar el papel que el sistema nos tiene reservado y que en la zona del planeta en la que habito no es otro que el de mano de obra barata y prescindible. Por tanto, la lógica capitalista de la que debemos alejarnos tanto como nos sea posible (lucha ésta bastante dura y sobre todo de largo recorrido debido a nuestra inmersión absoluta en ella) nos hace pensar que nuestra identidad es equiparable al trabajo que hacemos para el sistema, como decía mentalidad de esclavo.

2- La segunda opción de respuesta nos lleva hacia otro territorio más que fértil para la manipulación y el control. La segunda opción se refiere a de dónde somos, bien sea el país, la región o como quiera llamarse.

La identificación con la Patria ha sido históricamente uno de los grandes recursos que ha usado el poder para controlar y manejar a su antojo a las personas. La exaltación de lo propio, de lo cercano frente al otro, al extranjero ha servido siempre para camuflar los momentos de debilidad de la autoridad, aquellos en los que su autoridad era cuestionada y su supuesta superioridad moral perdía credibilidad a marchas forzadas.

Este sentimiento de pertenencia es exaltado de tal manera que llega a conducir a situaciones tan absurdas como devastadores tales como las guerras, donde por el simple hecho de que alguien diga que tal o cual es el enemigo (por supuesto fundamentado en la creencia de que no es como nosotros, no es de los nuestros) millones de vidas humanas quedan segadas, devastadas por la más absoluta ignorancia de aquellos que deciden identificarse y responder a la pregunta y tú ¿qué eres? Con un yo soy español (pongamos por caso) y como tal daré mi vida si es necesario mientras los que le hacen la pregunta no dejan de reír frotándose las manos pensando en cuánto ganarán por cada vida perdida tan miserablemente.

Estas dos respuestas llevan aparejadas una carga de profundidad labrada tras muchísimos años de dominación en los que vemos cómo la complejidad humana ha quedado reducida a dos simples premisas: la obtención del sustento necesario para vivir y la predisposición al sacrificio por defender “lo nuestro” frente al “otro”. Así de simples es como el poder nos quiere, en una condición de inferioridad tal, en una inmadurez absoluta que no nos deja desarrollar todo el potencial tanto individual como colectivo que se nos presupone y que sabemos que tenemos. No es casualidad que estas dos líneas de respuesta con la que solemos definirnos coincidan con los ejes fundamentales de las políticas de los partidos en toda la supuesta amplitud de la democracia parlamentaria. Los que se definen como partidos de izquierda centran su discurso en el trabajo, concretamente en esa doble falsedad del derecho al trabajo (es doble porque ni existe ese derecho tal y como ellos lo definen, ni es un derecho como tal sino que en este mundo mercantilizado es más bien una obligación para subsistir) y, por tanto, les viene de maravilla que nos identifiquemos con nuestro trabajo. A los que se definen de derechas, el discurso de patrioteros (aunque sus políticas económicas digan lo contrario) es su santo y seña y no dudan en agitarlo (como sucede en los últimos tiempos por parte de la derecha española y la catalana) a la que necesitan desviar la atención del personal de los asuntos que realmente les afectan con contundencia en su día a día. Así pues, la segunda línea de identificación es totalmente útil al sistema.

Ambas líneas se nos inculcan con múltiples métodos, en mi opinión muy eficaces y que van desde la inoculación de una verdad absoluta que dice que sólo se es útil en la vida si se contribuye con el trabajo a la sociedad (traducido vendría a ser que sólo servimos para dejarnos hasta la última gota de sangre para que unos pocos sigan viviendo a todo trapo) hasta el papel de eso que se ha llamado agentes y representantes de la sociedad civil (aquí cabe de todo, desde un gerifalte de sindicato hasta un futbolista de la selección) que nos hacen creer que todo sacrificio es poco por el bien del país.

Sin ser demasiado conscientes de ello reducimos nuestra experiencia humana a la mínima expresión (defender de dónde somos y cómo conseguimos las migajas con las que nos alimentamos) y nos negamos la posibilidad de experimentar, sentir y realmente vivir todo aquello que está a nuestro alcance pero que nos negamos a ver. No es posible que, con la enormidad que supone la experiencia vital de cada ser humano, no seamos capaces de hacer una definición de nosotros mismos mucho más amplia y variada. Personalmente, creo que esto deja muy a las claras lo podrido que está todo este sistema social en el que vivimos y bajo el que sólo somos mercancía con “periodo de utilidad” cada vez más reducido. Es necesario redescubrirnos y redescubrir a los demás, mirar de frente a los miedos y averiguar si son nuestros o nos los han impuesto como una sentencia de muerte anunciada.

Quebrantando el silencio

 

Un comentario en “Y TÚ, ¿QUÉ ERES?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s