El arte es Basura: Apostillas contra toda la cultura, en especial la libre

Para los diggers que todavía habitan en nuestros corazones.

Es tiempo que entendamos que tenemos que reivindicar el delito. Somos delincuentes. Eso es lo que hacemos: piratear, robar, traficar. Somos ladrones, criminales. Simple, reconociendo este hecho es que podremos escapar más rápidamente, escondernos mejor, no ser identificadas, continuar con nuestra labor. Somos las grietas, ocupamos y ensanchamos las fisuras de este sistema que nos vende la ilusión de que es orgánico, de que constituye una barrera indemne, infranqueable. Es mentira. Toda pared puede ser agrietada. ¿Cómo hacer?

El ejercicio de los derechos jamás beneficiará a quienes desean quebrar las lógicas del sistema. Los derechos son los propios sustentáculos de este sistema. El tiempo de los artistas, y del arte político ha dejado ya una estela tras de sí. Crear (el acto creativo) y su identidad privilegiada aparentemente meritocrática forma parte de una construcción socio-política-cultural a la cual los delincuentes nos oponemos. No nos interesa el reconocimiento dentro de esta lógica, sino el intercambio que atente contra esta construcción.

Si nada sale de la nada, como creía Leibniz, si los elementos ya están dados de ante mano, como creía el primer formalismo ruso, entonces nuestro único mérito “creativo” es recombinar elementos y hacerlos circular, es decir la puesta en común. No se trata de realizarlo en un sistema político ajeno al cuerpo, sino en aprovecharse de los fallos de este sistema para provocar microprocesos revolucionarios que posibiliten nuevas sublevaciones y procesos de singularización. Para esto tomaremos las armas que nos sirvan. Robaremos sus dispositivos de subjetivación para luego fugarnos.

El arte, el artista, se alimenta de una promesa sistémica. Muchas veces su pago siquiera es material, muchas veces adopta formas de coerción más intrincadas: prestigio, se le llama a esa brutal mentira de reterritorialización de la propiedad privada que el joven artista encarna cuando habla de “culto”. Aquello a lo que llamamos arte político pega como acto de consolación ciudadanista. Desmaterialización de la culpa. Civilidad antipolítica. La política en tanto pipa de Magritte. Pseudocompromiso sacrificial. Los dispositivos estéticos realmente incumbidos del terrorismo inmediato no necesitan la incorporarse a esta categoría. El arte es el efecto colindante del museo-mercado. Aquellos que chillan por un arte independiente, por un arte político, por un arte sin fines de lucro, no son lo suficientemente talentosos para lograr ingresar al capitalismo. El único arte revolucionario es el no-arte.

Hay una razón que no aceptaremos; hay una apariencia de sabiduría que nos horroriza; hay una petición de acuerdo y conciliación que no escucharemos. Hemos sido reducidos a esa franqueza que no tolera la complicidad.

Blanchot

Los situacionistas definían al proletariado de una manera profundamente inventiva; proletario es todo aquél que ha perdido el control de sus operaciones vitales y que lo sabe. En esa fisura es donde asentaban la posibilidad de una nueva radicalidad.

El trabajo es la fuente de casi toda la miseria en el mundo. Casi todos los males que puedas mencionar provienen del trabajo, o de vivir en un mundo diseñado para el trabajo. Para dejar de sufrir, tenemos que dejar de trabajar. El artista, aquel que quiere vivir del arte, aquel que quiere trabajar de lo que le gusta no puede quebrar las lógicas de la política del capitalismo tardío: vivir del trabajo, trabajar dignamente. Su esquema perceptivo del gusto es la propia construcción que neutraliza su subjetividad en este campo de batalla.

Aun hay envidia, estupidez, el deseo de ser alguien, de ser reconocido, la necesidad de valer algo y, peor aun, la necesidad de autoridad. Son las ruinas que el viejo mundo ha dejado en nosotros y que todavía no hemos abandonado. Los conceptos suelen encerrar praxis vitales, formas de vida, estados de excepción, alianzas y estrategias factibles, llamamientos para encontrarnos en el medio de la niebla, modos de acción directa, atentados contra el orden como lo conocemos. Los conceptos no nacen solos pero, como las crías humanas, tampoco pertenecen a quienes las alumbran, sino al devenir de las ideas, a las ecologías que las han parido, a los gestos que transmiten, y sobre cualquier a cuerpo que desee usarlos para conspirar contra lo establecido. Los conceptos son ontológicamente libres. La tierra y los conceptos “pertenecen” a quienes la habitan y la trabajan. Si es que algo son, es ser un modo de acción.

“Los conceptos no son generalidades que se encuentran en el espíritu de la época. Al contrario, son singularidades que reaccionan frente a los flujos ordinarios de pensamiento (…) Un concepto es algo que posee una fuerza crítica, política y de libertad.”

Deleuze

Se trata de un nueva máquina de guerra, poderosa y potente: arma eficiente que cuenta con manifiesta potencia de destrucción y creación propia de las bestias mitológicas. Es el fruto desviado, el vástago inconfeso, del cruce de una noche de juerga entre el accionismo vienés y la postpornografía. Este concepto como tal no tiene dueña, porque una potencia de esta magnitud debe poder ser invocada por cualquier cuerpo que se disponga a pelear contra el Imperio en términos de magia y sexo. Debe poder ser usado por todos.

“Si el intercambio es el criterio de la generalidad, el robo y la donación son los de la repetición. Existe por tanto una diferencia económica entre ambos”

Deleuze

Esto significa la diferencia entre quien se va a la guerra y quien quiere vivir del arte. ¡Estamos en guerra! ¿dónde armarás tu trinchera? ¿Cómo armarás tu barricada? ¿Cómo funcionan tus armas? ¿Quiénes tus aliados en combate? ¿A que tipo de afectividad entregarás tu vida? ¿De qué afectos todavía seremos capaces? Nadie sabe lo que el cuerpo puede. No hay lugar para lectores, espectadores o consumidores de arte en un tiempo en el que todo cuerpo tiene que tomar posición y actuar.

Ludditas Sexxxuales

Un comentario en “El arte es Basura: Apostillas contra toda la cultura, en especial la libre

  1. Y si, todavía tienen el descaro de decirle a uno en el colegio que lo preparan para la vida, disfrazándolo como el derecho a la educación… y lo preparan… para que uno después de 12 años de juventud y tiempo, que no se los devuelve ¡NADIE!, que se tiene que gastar (más en rutinas tediosas y protocolos absurdos que en verdadera educación que no sirva a fines ajenos de quien la recibe) más los que se tengan que pasar de formación profesional, esté dispuesto a venderse, sacrificar la voluntad misma y la personalidad (o si no disfrazarse de hipocresía cuando se tiene verdadera conciencia de lo propio) a cambio de poder gozar de los placeres que ofrece el consumismo y llevar una vida que coincida con la que idealmente se nos ha vendido como digna, con todo el paquete incluido (los cánones y demás formalidades que se tengan que adoptar), ; aquí es donde podríamos ver el lado más vil y asqueroso de ese dicho que alguna vez habremos oído: “Si no vives para servir, no sirves para vivir”. Volviendo al tema del arte, a muchos se les ha logrado meter la idea de que la calidad o el mérito (bastante relacionado con lo que se entiende como talento) que logre alcanzar algún artista o producto de la creatividad se mide por su popularidad,( he aquí otro mecanismo utilitario del “sistema”, si no vende, es basura, una mierda) de ahí que se quiera reconocimiento, que se quiera valer algo, en ese aspecto, de que haya cierta estupidez, inducida en muchos casos, porque la realidad es “sombría” por así decirlo, ojalá todo fuera color de rosa y uno pudiera salvaguardar su dignidad a la par que solventa sus necesidades, pero ese “sistema” dicta que la moral y el honor van a conveniencia, vale lo que se hace, no los ideales, no las cualidades y dar vergüenza, ni siquiera las virtudes, sin que uno pueda hacer gran cosa al respecto; algunos pueden decir que el concepto de “propio” es banal e inválido en todo sentido, que es estúpido reclamar algo como tal, pero se puede estar cometiendo un error, el de creer que todas las cosas son lo mismo, pasa en todos los ámbitos relacionados con las manifestaciones de la cultura y hasta de la ciencia: se puede ver dos pinturas, o leer dos obras literarias de distintos autores y hallarlas tan parecidas al punto de decir que son lo mismo, sin darse cuenta que la pendejada la comete el que piensa así, habiendo diferencias sutiles que pasó por alto, se requiere analizar muy a fondo cada detalle para discernir el plagio de lo que no lo es, de ahí que sí pueda haber mérito en una creación genuina y no en una recombinación de elementos, que se ponen al común. Ahora, sabiendo que lo que se ha creado es “genuino” puede no importar que cualquiera, después de haber admirado la obra, la copie y se la robe para deleite personal, pero otra cosa distinta es saber que se la han robado en uso del oportunismo y como parásitos se lucren de aquello a lo que se le puso empeño y esfuerzo, cosa que sea producto de algo que muy rara vez los artistas desprecian, su pensamiento… y se reclamen derechos por motivos más nobles y menos mezquinos y repulsivos que el lucro o los intereses de aquellos que comercian con eso de lado del artista.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s