El terrorista, el miedo, la seguridad y la libertad

La sociedad en la que vivimos es una sociedad basada en el miedo. Miedo/control/dominación son los ejes centrales de las estructuras de poder en tiempos de crisis. Inocular miedo en la población es un mecanismo de control que legitima el endurecimiento de las medidas de control que son, a su vez, la forma más efectiva de preservar el Poder y las estructuras, simbólicas y materiales, que lo sostienen. Tras los atentados de París todas esas relaciones, instituciones y estructuras de poder se han puesto a trabajar conjuntamente para rearmar la paranoia por la seguridad.

Esta estrategia se sustenta con capital, líquido, financiero y material, aportado por privados (empresas, fondos, bancos, aseguradoras, organizaciones internacionales, etc.). Esta interacción entre lo público y lo privado es lo que entendemos que, hoy por hoy, define el complejo funcionamiento de la dominación cuyo sostén político, la forma de gobierno más generalizada en el mundo, es la democracia. Crear y sostener un miedo también es un negocio. Implica un plan estratégico de mercado y sus respectivos movimientos tácticos; circulación de flujos y mercancías, posicionamiento, y logística. La primera fase es generar la demanda dado que todo consumo, de por sí, es demanda. Y para esto se realizan campañas en medios de comunicación masivos para generar una opinión y crear falsos consensos cuyas antenas de repetición son los propios individuos. Se generan, tanto a través de casos y montajes policiales como tras actos terroristas, sujetos pasibles de ser temidos (delincuentes, terroristas, etc.), así como sujetos temerosos, que viven en el limbo, entre sus miedos y sus deseos -saturados y enajenados permanentemente por la gestora de los deseos, la publicidad, y un incesante y excesivo flujo de información-, y que hacen de la vida, de la existencia, un campo de batalla.

En el campo económico, el miedo favorece a una serie de sectores y grupos sociales que, por su idiosincracia, configuran un sector económico interpendiente y propio. Aseguradoras, constructoras de cárceles, policías, fabricantes de armas, compañías de seguridad privada, periódicos y programas de actualidad, etc. Todos, de un modo u otro, se benefician del miedo, del sentimiento de inseguridad. Por otro lado los médicos, la industria farmacéutica, los hospitales, psicólogos, escritores de libros de autoayuda, cirujanos, etc. se benefician de los sentimientos de miedo, exclusión, depresión y baja autoestima a la que inducen a las personas.

Tú temes, yo temo, nosotros tememos.

La llamada inseguridad o, mejor dicho, la política de la inseguridad tan en boga hoy en día se instaló definitivamente después de los atentados del 11S, siendo un fenómeno esencialmente urbano y de sociedades densamente pobladas. El fenómeno 11S, en su conjunto, logra el desplazamiento progresivo de las doctrinas de seguridad externa a las de seguridad interna: recolocar la figura del terrorista hacia el interior de la sociedad, generando así un balance perfecto: el miedo a lo externo, a lo diferente, pero en un espacio de cercanía. El terrorista -o el delincuente común en el contexto local- que antes sólo podía estar en Afganistán, Irak, Siria o algún otro país lejano del medio oriente, ahora acecha en cada esquina.

Detrás de esta variabilidad de la figura del enemigo, del indeseable, del monstruo, está la creación del chivo expiatorio: cargar la culpa, rabia y frustración de la masa, acrítica y alienada, en una persona o grupo. En esta lógica cualquier cualquier minoría social -o inadaptado- pasa a ser sospechosa. Delincuentes, disidentes ideológicos, árabes y anarquistas están en el puto de mira.

Es en este contexto en el que los Estados, con los medios de comunicación como creadores y moduladores de opinión, emprenden campañas masivas de miedo y control social. Es a través de la construcción de un sujeto social ignorante, miedoso y egoísta que se construye una cultura del miedo y el control y se permite, ante su mirada pasiva, la instalación de cámaras de seguridad en las calles, de software de escuchas y control de teléfonos y redes sociales. Bajo el falso argumento de la prevención del delito o del terrorismo se realizan seguimientos, escuchas telefónicas, detenciones, juicios, encarcelamientos… De forma que se crean condiciones autojustificantes muy funcionales de cara a la opinión pública: se crea una alarma social, se detiene y se reprime y, a su vez, se justifica el endurecimiento previo. De este modo pueden modificar y endurecer los sistemas penales y jurídicos, formalizando la opresión a niveles que, en otros tiempos, hubieran sido inalcanzables. Esta es, muy resumidamente, la situación en la que nos encontramos tras los últimos montajes contra anarquistas y, sobre todo, tras los atentados de París.

2 comentarios en “El terrorista, el miedo, la seguridad y la libertad

  1. Pingback: El terrorista, el miedo, la seguridad y la libertad

  2. Pingback: Información sobre la situación de Siria, situación mundial. | rtsocial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s