COMPLÁCETE

¿Te has dado cuenta que las exhortaciones a la autoindulgencia son siempre seguidas de sugestiones? Las adheridas a doctrinas buscan huellas para reclamar el territorio dentro de ti, los vendedores buscan asideros para engañarte… desde los profetas de la “nueva política” hasta los publicistas, desde los relaciones públicas hasta los más radicales, todo el mundo te exhorta a “perseguir tus ideales”. Pero la cuestión es: ¿qué ideales? ¿los “reales”? ¿quién decide cuáles lo son?

Esto es lo que está ocurriendo: una guerra por tu espíritu. Y casi todos tus deseos son, en realidad, construidos: cambian, dependen de factores externos, de la cultura, del contexto de la historia de la sociedad donde vives, de tu entorno, tu educación, tu situación, etc. Nos “gusta” la comida rápida porque tenemos que volver rápidamente al trabajo, porque la comida artificial de los supermercados no sabe mucho mejor, porque la familia nuclear (para aquellos que aún tienen incluso eso) es tan pequeña y está demasiado ocupada como para permitirse mucha alegría al cocinar y comer. “Tenemos” que mirar el email porque la disolución de la comunidad se ha llevado a amigos y parientes lejos, porque nuestros jefes prefieren no hablar directamente con nosotros, porque la tecnología del “ahorro de tiempo” se ha apropiado del tiempo antes usado para escribir cartas ( y de paso ha matado a las palomas mensajeras). “Queremos” ir a trabajar porque en esta sociedad nadie se preocupa de los que no lo hacen, porque es difícil imaginar formas más placenteras de llenar nuestro tiempo cuando todo lo que tenemos alrededor esta diseñado para el comercio y el consumo. Cada deseo que tenemos, cada concepto que formamos esta enmarcado en el lenguaje de la civilización que nos creó.

¿Significa esto que desearíamos de forma diferente en un mundo diferente?. Sí, pero no porque nos sentiríamos libres de sentir nuestros deseos “naturales”, porque esos no existen. Más allá de la vida que vives, no tienes un “yo verdadero”, eres precisamente lo que haces, lo que piensas y lo que sientes. Ésta es la verdadera tragedia de la vida de la persona que la vive hablando con su móvil, atendiendo a seminarios de negocios y jugando con el mando de la televisión; no significa necesariamente que se niegue a sí mismo sus propios sueños, sino que intenta que respondan a la realidad, en vez de intentar lo contrario. El perito mercantil visto a través de los ojos de pena de dos jóvenes amantes puede en realidad ser “feliz”, pero es un tipo diferente de felicidad de la que experimentan ellos escapando de la policía.

Si nuestros deseos son construidos, es más, si somos los productos de nuestro entorno, entonces nuestra libertad se mide por la cantidad de control que tengamos sobre esos entornos. Es una tontería decirle a una mujer que ella es libre de sentir lo que quiera acerca de su cuerpo cuando está creciendo rodeada de anuncios de dietas y pósters de modelos anoréxicas. Es una tontería decirle a un hombre que él es libre cuando todo lo que necesita para conseguir comida, resguardo, éxito y compañía ya está previamente establecido por su sociedad, y que todo lo que le queda por hacer es elegir entre varias opciones establecidas (¿burócrata o técnico?¿burgués o bohemio? ¿de derechas o de izquierdas?). Hemos de fabricar nuestra libertad haciendo agujeros en la fábrica de esta realidad, forjando nuevas realidades. Colocándote constantemente a ti mismo en nuevas situaciones es el único camino de asegurarse que tomas tus decisiones sin la carga de la inercia por el hábito, costumbre, ley o prejuicio; y está en tu mano el crear estas situaciones. La libertad sólo existe en esos momentos

Y esos momentos no son tan raros como piensas. El cambio, cambio revolucionario, se está dando constantemente y en todas partes, y todo el mundo juega un papel en él, de forma consciente o no. “El ser radical es simplemente el mantenerse al día de la realidad”, en palabras del viejo expatriado. La cuestión es simplemente si tomas responsabilidad sobre tu papel en el continuo devenir de la vida, actuando deliberadamente y con una conciencia de tu propio poder, o por el contrario encuadras tus acciones en reacciones, participando en los eventos que se despliegan de forma accidental, ocasional, involuntaria, como si fueras simplemente una victima de las circunstancias. Escogiendo vivir tu vida mediante la reacción y adaptación, apresurándote a subirte al tren de lo que ya está ocurriendo significa estar perpetuamente a la merced de cualquier cosa. No hay manera de que puedas satisfacer tus deseos, cualesquiera que estos sean.

Así que olvídate de si “ocurre tal o cual cosa, si hay un cambio político, si estalla una revolución” va a tener lugar; la mejor razón para ser revolucionario es simplemente una mejor forma de vivir. Te ofrece una posibilidad de llevar una vida que importe, te dirige a una relación para/con tus enemigos y tus tristezas en la que no necesitas negar tu propia rabia y dolor, te mantiene consciente del toma y daca continuo que siempre tiene lugar entre las instituciones y los individuos, el yo y la comunidad, una y todas. Ninguna institución puede ofrecerte la libertad, pero puedes experimentarla al retarlas.

Este es nuestra propuesta: redescubrir nuestra propia determinación que, al igual que el poder, pertenece únicamente a aquellos que lo ejercen.

Texto de Guerrilla Latina Crimethinc readaptado por la revista.

3 comentarios en “COMPLÁCETE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s