Incivismo y vandalismo

“Si los legisladores rehúsan considerar los poemas como crímenes, entonces alguien tendrá que cometer crímenes que sirvan la función de la poesía, o textos que posean la resonancia del terrorismo.”

Hakim Bey

no somos invisibles

El civismo es uno de los discursos ideológicos predominantes entre las autoridades políticas y mediáticas. Tal vez porque saben y recuerdan que cada estallido en los barrios, por mucho que intentasen reducirlo al “vandalismo urbano” para limitar su dimensión política, hace tambalear su pretendida paz social. El civismo es una concepción totalitaria de los cuerpos y los espacios, un falso consenso impuesto a través de la normatividad social e individual producto de la mediación integral de las instituciones en las vidas de y entre las personas, expresada en última instancia en el código penal. Al resultado de esta sutil desposesión, al rendimiento de la apropiación por parte de las instituciones políticas, económicas, culturales y sociales, se le llama ciudadanía, cuyo espacio natural es la ciudad.

La degradación de las ciudades y el deterioro de los barrios forman parte de una queja recurrente y nunca inocente, especialmente cuando existe un plan específico de gentrificación o, desde las pasadas elecciones, con el advenimiento de alcaldías “por el cambio”. Ambas posturas parten de la misma premisa y cumplen, al final, la misma función: la ciudad como escenario político ideal, de clase media universal, dedicado al desarrollo social de un modelo económico concreto. Un espacio idílico, puro, insípido e incoloro -pero opaco- donde no hay lugar para el conflicto. En definitiva, la ciudad como superación radical de las diferencias de clase y las contradicciones sociales por medio de la aceptación general de las normas -leyes- establecidas.

Los grandes núcleos urbanos son el ejemplo de cómo el sueño de una ciudad desconflictivizada, habitada por trabajadores, voluntarios y colaboradores, se desmorona en cuanto aparecen los signos externos de una sociedad compuesta, esencialmente, de explotación, desigualdad y fracaso. La imagen de una ciudad de ciclistas sonrientes que respetan los códigos de circulación, o de niños obedientes que juegan exclusivamente en los espacios infantiles habilitados expresamente por el ayuntamiento, no logra secuestrar la realidad. ¿Quienes visibilizan los signos externos de la miseria? Están en las bolsas de ingobernabilidad, las nuevas “clases peligrosas”, el lumpen. Aquellos cuyo nuevo higienismo social pretende, como en el siglo XIX, neutralizar, someter, expulsar o internar: jóvenes incontrolables, migrantes pobres, parados de larga duración, “antisistemas”, mendigos, “trabajadoras informales”, etc.

La gentrificación es la puesta en práctica psicourbanística de la cosmovisión ciudadanista, independientemente de la posición que ocupe en el arco parlamentario o el mercado de las ideas. Una expresión ideológica concreta que, obviamente, también es un negocio. Y no ha existido mayor freno a la gentrificación, junto con la autoorganización vecinal, que el vandalismo.

El vandalismo alude oficialmente a una nebulosa de conductas y hábitos incívicos -es decir, ilegales- que trasgreden la paz y armonía estética, sonora, y social de las ciudades. Como el graffiti y las pintadas, la okupación, el uso de los parques como comederos, los mendigos que duermen en los cajeros y soportales, las manifestaciones, los botellones, los encuentros en las plazas, las raves, la mendicidad, el chabolismo, los carritos del Carrefour llenos de chatarra, el consumo público de sustancias ilegales, la venta ambulante irregular, etc. Incluso en el ya típico incendio de vehículos en los barrios más pobres se debería reconocer, en una visión más profunda, elementos válidos de rabia y rencor contra la realidad social. Toda acción violenta es una acción comunicativa.

El incivismo es, por lo tanto, la afloración de realidades sociales que se niegan a ponerse entre paréntesis en el gran relato de la paz y prosperidad. El vandalismo pone sobre el mapa la miseria y el dolor que las autoridades tratan de invisibilizar, de ahí las consiguientes reformas como la Ley de Seguridad Ciudadana. Si un contenedor quemado es un “acto de vandalismo”, ¿qué nombre convendría utilizar para los desahucios en masa en los barrios más pobres, demolidos por las excavadoras? ¿para la remodelación aislacionista de las calles, las plazas y su mobiliario urbano? ¿y para el apartheid de clase de los nuevos planes urbanísticos que son, en definitiva, la expresión de la realidad segregadora del orden social vigente?

Diego Volia

4 comentarios en “Incivismo y vandalismo

  1. Pingback: Incivismo y vandalismo | LA COLMENA

  2. Pingback: Incivismo y vandalismo – masonerialibertaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s