un-club-anarquista-1886

El París del ilegalismo (1886-1893)

Soy, pues, lógico con mis principios: no hay, pues, tal tentativa de asesinato. Ya es tiempo también de que los agentes cambien de papel: antes que perseguir a los ladrones, que prendan a los robados. Desde mi punto de vista no soy un ladrón. La naturaleza al crear al hombre le da el derecho a…

ilegalismo alcoholismo

Defensa de la embriaguez y del delito

“No siempre la malicia proviene del corazón; existió la malicia de la inteligencia y nos queda la malicia de la imaginación.” Ch. Baudelaire No, no estoy de acuerdo. No puedo estar de acuerdo. Os aniquilaría, si encontrara la manera. ¿Dónde habéis aprendido a pensar, hatajo de imbéciles (hatajo: “pequeño número de cabezas de ganado”)? ¿Quién…

le petit journal ilegalismo anarquista banda bonnot di giovanni expropiadores

La polémica praxis ilegalista

“El Estado sólo puede ser vencido por la audacia enemiga de toda norma y de toda disciplina”. “Por el crimen es como el egoísta se ha afirmado siempre y ha derribado con mano sacrílega los santos ídolos de sus pedestales. Romper con lo sagrado, o mejor aún, romper lo sagrado, puede hacerse general. No es…

no somos invisibles

Incivismo y vandalismo

“Si los legisladores rehúsan considerar los poemas como crímenes, entonces alguien tendrá que cometer crímenes que sirvan la función de la poesía, o textos que posean la resonancia del terrorismo.” Hakim Bey El civismo es uno de los discursos ideológicos predominantes entre las autoridades políticas y mediáticas. Tal vez porque saben y recuerdan que cada…

Alexandre Marius Jacob

Marius Jacob ante el tribunal de Amiens (1905)

Salón del tribunal de Amiens. Marzo de 1905. El anarquista Alexandre Marius Jacob comparece acusado de más de un centenar de robos. Aunque es probable que termine en la guillotina, su voz no tiembla: «Ahora ya saben quién soy yo: un rebelde que vive del producto de sus atracos. He incendiado además varios hoteles y…

ilegalismo

Apología del ilegalismo

Abúlicos y decepcionados; cínicos y arrogantes; melancólicos e introvertidos, incluso confiados y, aparentemente, satisfechos; vivimos todos nosotros sumidos en el más profundo de los temores. Hay miedo al futuro, al porvenir, a lo que nos deparará un inexistente “destino”, al ensañamiento con que podría tratarnos la vida. También hay miedo al pasado, a lo pretérito,…