Tolerancia, civismo y pensamiento democrático

Hoy más que nunca, y sobre todo en un sistema democrático, tiene inusitada vigencia la vieja máxima que decía que los gobernantes tienen como fuerza última nada más que la opinión, dado que la verdadera fuerza (por capacidad y porque nadie puede mandar si nadie le obedece) pertenece a los gobernados, aunque estos no la usen…